Google
 

Inicio
Precios
Galeria de Fotos
Instrucciones
Libro
Servicios
Caracteristicas
Recetas
Carnes
Curiosidades
Empanadas
Panificados
Pizzas
Historia de la Pizza
Contacto
Libro de Visitas
Mapa del Sitio
Historia
Consultas
OFERTA!
Links Amigos
Hornos Artesanos
Estilo Color
Patisserie

"La Trocha"

Hornos de Barro y de Piedra

Pagina de Inicio

 

 

En esta pagina encontrará información sobre los hornos de barro realizados de forma artesanal , donde podrá cocinar los platos gastronómicos mas sofisticados y tradicionales del folklore argentino y latinoamericano , o comidas tipicas del campo, por ejemplo: asado , cordero , lechon o cochinillo , pollo .

También podrá disfrutar comidas consideradas internacionales, como: Pizzas, carre de cerdo, todo tipo de carnes, pan o panificados . La ventaja de nuestro producto, realizado con materiales naturales, ladrillos y barro, es que se puede trasladar, evitando los engorros clásicos de la construcción, y se entregan ya curados y listos para usar, siendo el combustible leña con la opción de incorporarle un mechero de gas. pudiendo cocinar al fuego o a las brasas, e instalarlos en jardines, patios, terrazas, etc.

 

Hecho en Ezeiza, Argentina

Email: hornosdebarro@hotmail.com

Telefonos

(011) 4398-0149


 


 




Cuando pensamos en instalar en nuestro patio, en el jardín trasero de nuestra residencia, al costado de nuestra casa de fin de semana, adelante de nuestro rancho o de nuestra humilde vivienda, enseguida analizamos quién puede y sabe magistralmente construirlo...  No se preocupe.

Le podemos vender el mejor horno de barro, LISTO PARA USAR, con el cual deleitar a sus visitas con anécdotas y manjares casi mágicos, donde su maestría tendiendo a lo artístico asombrará a oyentes y a su misma persona. Su pecho aumentará de volumen, su voz se transformará en profética, sus experiencias dejarán con “la boca abierta” a sus comensales.

Cuando todas las recetas con qué presento la provincias argentinas, se refieren a la elaboración de la empanada, símbolo indiscutido de aquellas tierras queridas y cantadas por auténticos interpretes. Y las mejores y sabrosas empanadas son las que se cocinan solamente unos cuantos minutos en un horno de barro, crocantes y chamuscadas por fuera, y jugosas por dentro. Usted pueden gozar de estos simples sabores.

Los secretos

Los secretos que se atesoran y se conservan en el fondo del orgullo del satisfecho cocinero de horno de barro, no son transferibles. Aun cuando entre blanco y tintito se divulga el más secreto de los secretos. Son secretos que nadie puede robar fácilmente. Son fruto de la experiencia personal, de la observación, de la paciencia, de la deducción, de la insistencia, del amor por lo que uno se juega cada vez que va a hornear un alimento distinto. Un experimentado “horneador” es un artesano, ¡casi un artista!

 

Las recetas

Como hemos dicho al comienzo, todos tipos de empanadas que se elaboran en las distintas provincias del mapa argentino, deben cocinarse en horno de barro. Allí adquieren el color, el sabor, la jugosidad, la santidad de la verdadera empanada. El cocido de una empanada en esta cuevita del diablo, sublima la tradición centenaria de cautelosas amas de “horno”.

Y después todo tipo de comida criolla... asado, chivitos, lechones, corderos, matambres, pollos de campo, papas, pizzas a la piedra, calzoni, y por qué no, lasañas, canelones...   pescados de río, de mar, tartas, pan, panecillos, bizcochos, etc., etc..  Pero hay una cosa que además de las empanadas sale de locura en un horno de barro, ¡y solamente en un horno de barro! El cochinillo al horno.

Cochinillo al horno de barro

El cochinillo que se compra en el mercado ya está listo para la preparación, desangrado, sin vísceras y abierto por el vientre. Hágale un incisión a lo largo de la columna para que non se cierre al cocinarse.

Ingredientes – un cochinillo de una 4 semanas que pese 4 a 4 kilo y medio, 100 gramos de grasa de cerdo fina, 4 dientes de ajo, un vaso de vino blanco seco, ramas de laurel, sal parrillera.

Preparación – Machacar los dientes de ajo y mezclarlos con la grasa de cerdo. Con esta pasta untar el pequeño en todas sus partes. Salar discretamente. En una fuente ovalada grande de barro, colocar en el fondo unas ramitas de laurel, para que hagan la función aromática y de rejilla, y sobre éstas el cochinillo con el cuerito hacia abajo. Echarle el vaso de vino arriba del vientre y un vaso de agua en el fondo de la fuente. Cocinar en el horno de barro a unos 220ºC de temperatura 1 horita y dándolo vuelta otra ½ hora. Es conveniente pincharlo en la parte del cuello para que se desgrase bien y rociarlo con el liquido del fondo a cada tanto. Debe quedar con el cuerito sin residuo de grasa y bien crujiente. Suele servirse trasladándolo a una fuente de barro igual a aquella en donde se ha horneado y cortándolo con el borde de un plato de postre que a su vez se tira al suelo rompiéndolo. De esta manera va a tener un plato menos a cada cochinillo que pone en su mesa, pero un gran respeto por la tradición... de los maestros segovianos. Si, de lo contrario, quiere darle un tinte más bien argentino, póngalo en una gran tabla y córtelo con un buen cuchillo.  Puede acompañarlo con ensaladas frescas, papar fritas, etc..    

Pizza a la piedra

Por kilo de harina con un W de 200 a 280 (O harina común 000), 40 gramos de levadura prensada, 6 cucharadas de aceite de oliva virgen (Para estos tiempos aceite común de soja), sal, agua tibia aproximadamente 600 CC., depende del grado de fuerza de la harina.

Sobre una mesada, versar la harina en corona, desmenuzar la levadura y disolverla con un poco de agua tibia, agregar el aceite, la sal, Seguir juntando los elementos y agregar más agua tibia hasta obtener un empaste homogéneo y suave y fácil de trabajar. Seguir amasando por algunos minutos para que la masa logre una consistencia elástica. Dividir en bollitos de unos 250 gramos, enharinarlos y dejarlos descansar, cubiertos por un paño, hasta el doble o más de su volumen, más o menos 2  o 3 horas.

Terminada esta  fermentación, volver a enharinar la superficie de la pala, y extender un bolito sobre ella. Condimentar y deslizar sobre la superficie refractaria del horno a una temperatura de algunas veces hasta de 350 grados C (no el horno, el ladrillo).

Clásicamente, la cocción requiere la presencia de la llama de los leños que arden a un costado del horno, que son los que cocinan en seguida la parte condimentada de la pizza, hasta la hacen burbujear. Una buena pizza debe cocinarse en alrededor de 7 minutos, perfectamente abajo y arriba. Más tiempo, se tendrán los bordes duros, el centro apelmazado, el condimento seco, etc.

Hay algunos que hacen levar la masa dos veces, es decir la primera el bollo entero, después lo parten el bollitos y estos otra vez. A piacere...  

 





Diseño www.dstecnologia.com.ar